Luego de seis días de paro campesino, la gobernadora del Huila aparece para responder a las exigencias ciudadanas. A pesar del maltrato y la represión, el diálogo, como la principal herramienta de solución de conflictos, es la opción del campesinado huilense para concertar soluciones a la problemática agraria en la región con el gobierno departamental. La delegación campesina se sienta con propuestas claras, al mismo tiempo que exige que se permita la movilización. El gobierno departamental rechaza la movilización, y comienza una negociación sin el reconocimiento del derecho a la protesta.

COMPARTE POR LA CAUSA