Desde hace muchos años, el campesinado huilense y colombiano viene reclamando al Estado un desarrollo rural que que garantice los derechos a los ciudadanos del campo. Mientras tanto, ha sido la comunidad rural organizada la que ha suplido las necesidades básicas. Por ello, reclaman al gobierno que cumpla con su labor bajo la exigencia del derecho a la salud, la educación, la tierra, al trabajo, la comunicación, al  buen estado de las vías de acceso a sus territorios y, sobretodo, el derecho a estar en desacuerdo con las políticas gubernamentales.

COMPARTE POR LA CAUSA