imagen belenLa semana que acaba de pasar, puso en el escenario público y administrativo del departamento y se espera en la agenda política de quienes están hoy en la puja para las próximas elecciones, un tema fundamental: La era del posconflicto, que no es otra cosa que pensarse el Huila y la región surcolombiana, en una eventual y parece cercana, a juzgar por el desarrollo de las conversaciones en La Habana, negociación para poner fin al conflicto.

Por un lado, Neiva fue seleccionada como una de las seis ciudades donde se presentó el informe “!Basta ya!” del Centro Nacional de Memoria Histórica, que recoge la investigación sobre el conflicto que ha vivido el país en los últimos 50 años, que leído polifónicamente con las voces de jóvenes, víctimas, el gobernador, la institucionalidad, artistas, mujeres, rememoraron la crudeza de nuestra historia nacional, desde las violaciones, desplazamientos, masacres, desapariciones forzadas y secuestros entre otros y dijeron desde aquí ¡Basta ya!

El otro hecho fue la “Cumbre surcolombiana para la competitividad”, que reunió a gobernadores de los departamentos del Tolima, Huila, Cauca, Nariño, Valle del Cauca, Meta, Caquetá, Putumayo y Amazonas, que como región sur se reunieron para estructurar metas, estrategias, proyectos y programas orientados a planear el desarrollo regional, lo que nos pone a pensar en el sur como zona estratégica para el desarrollo del país.

Indiscutiblemente estos dos hechos anuncian una nueva voluntad institucional nacional y regional por reconocer la responsabilidad y el rol que deben jugar las regiones en esta nueva coyuntura histórica. Sin embargo esto no es suficiente. Se hace necesario movilizar tras de estos propósitos a todos los actores regionales  comprometidos en construir la paz desde las regiones, porque esta tarea no es solo un asunto de “cumbres” donde participan los mismos de siempre, sino que debe convocarse desde ya al pueblo, las organizaciones sociales, los comités cívicos, organizaciones de campesinos, de derechos humanos y todos aquellos que desde las regiones y localidades vienen desde hace varios años, promoviendo iniciativas locales de paz.

El Huila debe tomar la iniciativa en esta gran convocatoria de construcción de paz desde las regiones y en este momento que se inicia el debate regional de la campaña electoral, vamos a ver qué tienen los políticos, como propuesta para abordar seriamente los graves problemas del desarrollo regional, en perspectiva de la posnegociación y el posconflicto.

Sin duda tendrán que cambiar el discurso, sobre todo aquellos partidos y grupos políticos que aleccionaron a los huilenses con las ventajas de la guerra y los ilusionaron con la que creyeron una inminente victoria militar. Los tiempos les cambiaron señores políticos y las regiones como el Huila quedaron hastiadas de discursos guerreristas.

Por: Belén Alarcón Alarcón

Directora Plataforma Sur

COMPARTE POR LA CAUSA