Por:
Diana Paola Valenzuela – Conciencia verde
Erika Andrea Ramírez – Plataforma Sur de Organizaciones Sociales
El 15 de agosto se torna un día crucial para el entretejido sociopolítico del Huila. Campesinos del sur y del norte del departamento se pronuncian con vehemencia exigiendo respeto por sus demandas y sus posiciones frente a la arremetida de los proyectos hidroeléctricos  y el del mercado de los servicios ambientales que hoy ya tienen a dos grandes Corporaciones en el ojo del huracán de la opinión pública departamental, y no precisamente por que traigan desarrollo y progreso para la región, sino por todo lo contrario, despojan y empobrecen a un departamento que tiene en el campo su motor económico y cultural.
Las comunidades campesinas afectadas por el comercio de los recursos naturales denuncian la invisibilización de que han sido objeto por parte de la institucionalidad, y del atropello por parte de la empresa privada al no tenerlas en cuenta en la toma de decisiones que afectan de manera directa  su territorio, desconociéndose  la protección constitucional que  tienen estas comunidades en lo que tiene que ver con la garantía de su participación en las construcciones legales y políticas del Estado y más cuando dichas construcciones afectan directamente sus territorios.
Es así como el pasado 15 de agosto comunidades de campesinos e indígenas desde sus procesos políticos en todo el departamento en donde ejercen su ciudadanía y se enfrentan al arrasamiento de su cultura y/o ecosistemas irremplazables  tanto por productivos como por únicos en su especie en la estética natural del mundo.
Ahora los campesinos indígenas de Tatacoa dueños de una cultura viva y de un territorio ancestral único en el mundo, depositario de innumerables tesoros naturales, defienden el derecho que tienen de continuar habitándolo autónomamente el cual se ve amenazado por el afán de algunos pocos de comercializar sus riquezas naturales que ahora para poder cuantificarlas y posteriormente comerciarlas les han dado el nombre de servicios ambientales que tienen un precio que cobra quien lo presta y paga quien lo recibe. Pero los “servicios” de la naturaleza  los presta la naturaleza gratuitamente y la naturaleza no tiene una cuenta bancaria para recibir el pago por esos servicios…entonces ¿­­Quién recibe ese pago? ¿El campesino dueño de la tierra? No, en Tatacoa no. En Tatacoa lo recibe la CAM (Corporación Autónoma del Alto Magdalena)
El 15 de Agosto tanto en el municipio de Hobo como en el municipio de Villa vieja, los campesinos e indígenas esperaban ansiosos la presencia de funcionarios del Estado que pudieran resolver sus reclamaciones, sin embargo a la reunión asistieron funcionarios cuyo rango no les permitía resolver la problemática.
A la reunión de Villa Vieja  asistió el coordinador de Áreas protegidas de la CAM, señor Leandro Vargas y  más de 200 personas de los municipios  de Villa Vieja, Tello y Baraya, los alcaldes de los municipios de Baraya y Villa Vieja, así como el concejo municipal de villa vieja en pleno y  algunos concejales de Baraya. El debate fundamental se centra en el desconocimiento que quiere hacer la CAM de la existencia de campesinos y campesinas en el bosque seco tropical la Tatacoa, lo que ha conllevado en la declaratoria de esta zona como parque regional natural sin consultar a los campesinos, por esta declaratoria  4500 campesinos serian desplazados y se afectarían más de 35.830 hectáreas de tierra.
Ante la presencia en la reunión de un funcionario de la CAM que no tenía capacidad de decisión, los asambleístas le exigieron que se retirara del auditorio y lo abuchearon  bajo la consigna no nos vamos a dejar. Ante la insistencia de este funcionario por tomar la palabra, una campesina lo interpelo:
“La asamblea no quiere hablar con usted, amablemente le pedimos que lleve el mensaje a los directivos de la CAM, que la comunidad en general de Villa Vieja, Tello y Baraya no quiere hablar con usted porque usted no tiene capacidad de decisión”
Los campesinos unánimemente decidieron citar para el 25 de Agosto en el municipio de Villa Vieja a  la junta directiva de la CAM, presidida por la gobernadora Cielo González Villa y por su director Rey Ariel Borbon, así como al procurador agrario nacional
Ante los incumplimientos de la CAM un campesino afirmo:
“nos declaramos en desobediencia civil para defender nuestro territorio, nos impusieron este parque, hoy tenemos que tomar la decisión de no hablar con intermediarios sino con los que manejan el timón.
Los campesinos e indígenas  en la Tatacoa en la zona norte del Huila, los indígenas y campesinos en la zona de incidencia del megaproyecto hidroeléctrico el quimbo en el sur del Huila, exigen a las autoridades nacionales y departamentales su derecho a la participación en las decisiones que los afectan, el Huila fue hoy ejemplo de la más genuina exigencia de  democracia.
COMPARTE POR LA CAUSA