imgres

 

 

 

 

 

 

 

Por:  Belèn  Alarcòn Alarcòn

En un acto sin precedentes, el municipio de Algeciras, con el alcalde Javier Rivera, organizaciones Sociales, comunidad educativa y fuerzas militares, en la celebración de los 92 años de su fundación y cuando el país conmemoraba el día de las víctimas en recordación del 9 de abril de 1948, lanzaron un contundente mensaje: Algeciras le declara la paz al país y  al mundo.Retiraron las barricadas militares, que se erigían a su entrada como ominosos testigos de la guerra que nunca debió existir, puño en el ojo de propios y extraños. Tumbaron el símbolo que la estigmatizó y recuperaron Tres Esquinas, como se llamaba antes de la barricada, donde las familias tomaban chicha con empanadas instalaron un monumento a las víctimas de Emiro Garzón, como recordación para que no se vuelva a suceder este conflicto fratricida.

 

Jaime Castro hombre de 75 años, en un acto de memoria histórica, contó de cuando tenía 7 años y mataron a Gaitán, “allí comenzó la violencia y siguió la guerra que no ha parado, asesinaron a Salomón y Rómulo Losada, quedaron viudas y huérfanos, Domingo Pulido fue quemado y asesinado con su hijos y su esposa. En 1967 armaron a las JAC con escopetas para que mataran, se hacían retenes e iban matando la gente en Las Palomas, Termopilas, Paraiso, en el Pomo 28 personas fueron asesinadas y bajadas en lomo de mula al pueblo. Nos fuimos quedando con los latidos de los perros y los cachos de los vecinos, que cuando oíamos, corríamos a escondernos al monte”, mientras tanto una joven profesora contaba en voz baja a un grupo de alumnos, que esos, los pájaros, eran los paramilitares de la época.

 

“Luego –continuó- vino Manuel Marulanda, apaciguó a los bandoleros en Caquetá y Huila, pero la guerra no paró y hoy tenemos las víctimas de las minas antipersonas y el recuerdo de niños policías asesinados. Reclamó beneficios para los campesinos, pues los recursos del Estado se reparten entre los mismos y las mayorías quedamos mirando al cielo esperando que nos caiga algo a la boca”.

 

Esto decía el viejo de 75 años, ante una multitud de jóvenes, mientras dos de ellos sostenían la bandera de Colombia y el escudo de su colegio, como dispuestos a seguir tumbando barricadas. En tanto el Gobierno prometía como acciones de paz, la dotación de un colegio, sede del SENA, Universidad Agraria, hospital y la repavimentación de la vía. Mensajes para que cada comunidad levante sus infames barricadas: hoy Algeciras, mañana Colombia,  San Vicente, Macarena, Planadas,  hasta todo el territorio colombiano.

 

Las bandas de guerra, ahora bandas de paz que acompañaron la movilización que recorrió las calles, no tocaron himnos marciales, entonaron melodías huilenses y la otrora despensa agrícola, que Uribe hiciera famosa con las capturas masivas, ahora será la despensa de paz.

 

COMPARTE POR LA CAUSA