La necesidad de intercambiar experiencias sobre el manejo de semillas orgánicas, convocó a las principales organizaciones de la sociedad civil que integran la Red Agrícola y Ambiental del Huila, en la Casa Creativa la Herejía, donde se vivió una jornada en la que cada una compartió su trabajo y obtuvo de las demás los saberes necesarios en procura de la seguridad alimentaria, amenazada por la desmedida contaminación de los suelos con agroquímicos y la industrialización de las semillas para la producción masiva y estandarizada para el comercio internacional.

En los intercambios de experiencias realizados anteriormente por la RAAH destinados a trabajar en el eje Ordenamiento y desarrollo territorial, se evidenció la necesidad de ahondar en conocimientos alrededor del derecho a la alimentación; por eso en esta oportunidad se aunaron esfuerzos con el Grupo Semillas, que desde 1994 apoya a organizaciones indígenas, afrocolombianas y campesinas de Colombia, en acciones que buscan la soberanía y la autonomía alimentaria de las poblaciones y comunidades rurales.

También participaron como invitados, los miembros de la iniciativa ‘Centros Populares de Abastecimiento de la ciudad de Neiva´, la cual busca el fortalecimiento en materia de seguridad alimentaria, economía local, y la ´Mayora´ Claudina Loaiza quien representa las mujeres indígenas que conforman el grupo Manos de Mujer en el sur del Tolima, perteneciente actualmente a la escuela Agroecológica y Territorial Manuel Quintín Lame; cuya participación fue un elemento primordial del intercambio de experiencias ya que trabaja activamente en la recuperación de la semilla nativa del maíz y de la preparación de la chicha como fuente de proteína.

Éstas experiencias invitadas a la Red Agrícola y Ambiental del Huila, así como las propias de cada organización miembro, permitieron el desarrollo de una jornada productiva en cuanto a conocimientos y prácticas relacionadas con el derecho a la alimentación, especialmente, soberanía y autonomía alimentaria.

Centros Populares de Abastecimiento

Los Centros Populares de Abastecimiento son una experiencia que trasciende la voluntad de la institucionalidad, pues son los mismos funcionarios y las comunidades de la ciudad de Neiva, quienes se han apropiado de éste proceso.

En la presentación de la experiencia se ofrecieron a los participantes datos del municipio, recordando que Neiva tiene un área Urbana de 155.706 Ha, un área Rural de 150.706 Ha. y una población de 396.900 habitantes (Estudio IDOM, 2017) así como 8 corregimientos y 78 vereda. Luego se procedió a explicar las razones de la necesidad de los Centros Populares de Abastecimiento en los territorios, destacando que la agricultura industrializada a gran escala ha generado impactos negativos en la agricultura familiar campesina, con una disminución profunda en la vocación campesina y un régimen agroalimentario corporativo propiciando cambios en los gustos del consumidor final y disminución de diversidad; tomando como ejemplo a los tres cereales que se han posicionado en el mundo: Trigo, Maíz y Arroz, y que hoy dominan el mercado.

En este punto, los miembros de la Red junto al ponente Wilson Florez concluyen, entre otras, las siguientes razones comunes por las que los CPA son una alternativa a la situación actual:

  • Existe una híper-especialización del campesinado, generando que por ejemplo ya no existan mayoritariamente campesinos que cultivan todos los alimentos que el territorio y el clima le permiten sino, por ejemplo, cafeteros, bananeros, cocaleros, entre otros.
  • El sistema económico ha generado una tendencia en la política pública para que los campesinos sean abastecedores de materia prima sin permitirles que transformen sus productos.
  • El funcionamiento actual de las actividades campesinas ha generado una pérdida de la memoria, por ello los saberes ancestrales se vuelven cada vez más escasos.
  • Existe una pérdida de control en los gustos de consumo y producción, así como de la semilla y el trabajo del campesino.

Después de haber indicado las problemáticas generales, se realizó un ejercicio de propuesta de soluciones alternativas a esta situación, deduciendo que se requiere:

  • Fortalecer la agricultura campesina.
  • Privilegiar la producción y transformación diversa de alimentos.
  • Democratizar las decisiones sobre el territorio.
  • Garantizar la provisión de bienes y servicios públicos comunes
  • Crear independencias entre el campo y la ciudad.

Finalmente se conceptualizaron los Centros Populares de Abastecimiento que se encuentran en construcción como unas pequeñas superficies caracterizados por permitir ciclos cortos de comercio, uso intensivo de recursos locales, organización de los productores campesinos locales instaladas en zonas residenciales de alta demanda de alimentos que actualmente tienen amenazas alimentarias y nutricionales.

Prácticas de las mujeres para refrescar el territorio.

Dentro de la jornada se realizó un intercambio de Semillas ancestrales y chicha tradicional, con el acompañamiento de Claudina Loaiza; la conversación dio inicio alrededor del círculo de semillas, resaltando la importancia de las semillas nativas y los daños que generan en la salud y el espíritu las semillas transgénicas. La Mayora, como lideresa indígena hizo un llamado a la conciencia por parte de los asistentes.

Así mismo se ofreció un pequeño recuento de estrategias agroecológicas para evitar el uso de los agrotóxicos al momento de cultivar, por ejemplo, humear con ají los cultivos para espantar las hormigas y otras plagas para los cultivos.

La chicha como elemento cohesionador

Se ofreció  un compartir de semillas, entre las que encontramos: Pionía, Frijol blanco (Propicio para el control de plaga), maíz amarillo y blanco, tomate cherry, patilla y cilantro. El compromiso central de este espacio fue el sembrar cada semilla que se llevaban los participantes.

De este espacio se concluyó en conjunto con los participantes qué:

  • La semilla debe ser concebida como fuente de vida y no solo como alimento.
  • La tierra se comporta de acuerdo a los elementos que percibe.
  • Se debe desmitificar el supuesto de la poca rentabilidad con la siembra agroecológica.
  • Los frutos de las semillas ancestrales contemplan beneficios nutricionales y de salud.

Después de trabajar en relación con la semilla ancestral se procedió a intercambiar la experiencia de la chicha tradicional. Al respecto, la Mayora Claudina compartió la chicha que había llevado al espacio, aduciendo la importancia del maíz como la semilla ancestral más importante para las comunidades indígenas, tomada como el sustento principal de los habitantes de los resguardos.

Se rescata el maíz como fuente principal de proteína, especialmente para los niños; usado también como alimento principal y en la realización de la chicha tradicional. Conocieron los miembros de la Red que la chicha, distinto a lo pensado, se puede presentar a modo general en tres tipos: Chicha medicinal, chicha para el festejo y chicha para los niños.

En esta ocasión la Mayora ofreció a los participantes la chicha sin fermentación para los niños y explicó el proceso de más de 10 días para realizarla, en el cual intervienen de manera directa la luna y la semilla nativa de maíz.

Estrategias para incorporar la agroecología en los planes de las organizaciones

Para finalizar el intercambio de experiencias, el grupo semillas junto con la escuela Agroecológica y Territorial Manuel Quintín Lame, en cabeza de Fernando Castrillón realizó una ponencia acerca de las estrategias para incorporar la agroecología en los planes organizacionales.

En ese sentido se desarrollaron tres conceptos prioritarios:

  • Seguridad alimentaria: La capacidad que tiene una persona o el Estado para garantizar la existencia de unos alimentos.
  • Soberanía alimentaria: Capacidad de escoger la calidad de los alimentos que se consumen.
  • Autonomía alimentaria: Capacidad de producir los alimentos que se consumen.

Allí se rescató la importancia de los saberes ancestrales, aduciendo que son éstos los que permiten las economías verdes, ya que el mercado hoy solo ofrece la oferta y demanda de algunos productos específicamente producidos con semillas transgénicas. 

Finalmente se conversó sobre la importancia de la participación práctica de los miembros de la Red en acciones que garanticen el buen funcionamiento de la agroecología, ya que resulta ser una experiencia exitosa en otros lugares con suelos semejantes como el sur del Tolima y que requiere ser implementada en el Huila.

Lectura y firma del pacto colectivo

La RAAH tiene unos principios rectores que quedaron plasmados en el pacto colectivo construido en el 2017, y el espacio se aprovechó también para que en un acto simbólico, cada representante de las organizaciones firmara el documento impreso en gran formato, como un acto simbólico de asumir el compromiso.

Para mayor información pueden visitar los enlaces relacionados a continuación: