IMG_9732Con la participación de delegados de las organizaciones que hacen parte de la RNDP de los departamentos del Tolima, Caquetá, Huila y Bogotá  y la del director nacional Jaime Díaz, se realizó los pasados 27 y 28 de mayo, la reunión del nodo centrosur.

La Red que a optado preferencialmente por acompañar a las víctimas y los pobres, articula a nivel nacional 75 organizaciones y cuyo mandato está orientado a:

  1. Incidir para el logro de la negociación del conflicto armado
  2. Exigibilidad de derechos: ambiental, mineroenergéticos y tierras
  3. Respeto a los derechos humanos
  4. Participación política
  5. Promoción de procesos democráticos,

hizo una evaluación del trabajo realizado en el año inmediatamente anterior por las organizaciones asociadas, en correspondencia con los objetivos que la articulan y encontró un rico y entramado trabajo social:

Así en el Caquetá, la Diócesis de Florencia, acompañada de la Pastoral Social implementa una cultura de paz a partir de diagnósticos de realidad y la identificación de sueños en barrios de invasión.

Desde hace tres años hace acompañamiento sicosocial a víctimas afectadas por las minas y atiende a víctimas organizadas de los municipios de Cartagena del Chairá, Montañita y Florencia para la incidencia política.

La Vicaría del Sur orienta su trabajo en dos proyectos:

Continuidad de los procesos de la escuelas en Democracia y Paz con prioridad a los jóvenes evitando su involucramiento en la guerra, para lo cual han desarrollado una metodología propia que han sistematizado en cinco cartillas y las “Comisiones por la vida y el agua” que sensibilizan a la comunidad sobre los efectos negativos de la explotación de hidrocarburos y la sísmica en sus territorios. Este trabajo avanza hacia la fase organizativa de las comunidades.

En el Tolima la organización CONCERN UNIVERSAL adelanta proyectos con jóvenes y mujeres construyendo cultura de paz en los municipios de Rovira, san Luis, Valle del San Juán e Ibagué, proyectos de agricultura orgánica urbana (pequeñas huertas) y procesos con generaciones étnicas en los municipios de Coyaima, Ortega y Chaparral. Su trabajo se desarrolla con 200 familias institucionales y 400 familias en centros de desarrollo infantil.

En el Huila, la Plataforma Sur de Procesos Sociales con el Centro Nacional de Memoria Histórica, adelanta la investigación ”Tierras y organización social” con la que pretende dar cuenta de las dinámicas agrarias en los departamentos de Huila, Tolima, Caquetá y Meta y evaluar los impactos de las políticas agrarias en los procesos de democratización y concentración de la tierra

 igualmente adelanta un proyecto con niños, niñas y jóvenes y reclamación de derechos en los departamentos de Huila, Caquetá y Tolima, acompaña el proceso de “Gestores Humanitarios: Una experiencia de paz desde el sur para Colombia”, para lo que ha construido una metodología propia, experiencia a la que ahora se suma el resguardo indígena Aluch de la comunidad indígena Nasa y adelanta una consultoría en la que interactúa con los actores que intervienen en la cuenca del Rio las Ceibas para el abordaje del desarrollo territorial con enfoque rural.

En Cundinamarca la Corporación Red de Promotores de Derechos Humanos implementa proyectos con mujeres en Cajicá y Tenjo y en Bogotá la organización PODION ha liderado con éxito y afluencia masiva de ciudadanos, eventos públicos que le apuntan a la construcción de ciudadanía, pensamiento crítico e implementación de una cultura política de paz en la ciudad de Magangué, en la ciudad de Ocaña y el último en la ciudad de Bogotá en alianza con la Universidad Javeriana denominado “Geopolítica y extractivismo”.

Las anteriores experiencias dan cuenta de que en las regiones existen iniciativas que en medio del conflicto le apuestan a la paz, que ahora a través de la RNDP y mediante el intercambio y socialización de metodología pretenden fortalecer y visibilizar.