La escena era de fantasía. En el municipio de Tello, la mismísima tierra donde el maestro Jorge Villamil hiciera famoso al toro barcino que se llevó “Tirofijo”, el Alcalde de elección popular del municipio, Eduer Holguín, con la presencia del comandante de las FARC-EP Federico Montes; del Representante a la Cámara por el movimiento Voces de Paz, Jairo Andrés Rivera; el Presidente del Concejo Municipal; el delegado de la ONU; el Cura del pueblo, la Policía, el Presidente de la Asociación de Juntas de Acción Comunal, Segundo Abel Lozada; las Organizaciones sociales y de derechos humanos; como heredando la fortaleza de aquel legendario toro de alma de acero, instituyeron el Consejo Municipal de Paz y no lo hicieron de cualquier manera, la ocasión lo ameritaba y para eso sacaron su más poderoso arsenal, no el de las balas sino el del arte y la palabra.

 

Como no se trataba de instalar un consejo de seguridad o de guerra, sino un Consejo de Paz, en un derroche de danzas, música, colores, rasgar de tiples y guitarras mostraron el talante de un pueblo que en medio de la guerra, también juntó voluntades para resistir con el espíritu artístico de sus habitantes. Es que Tello, municipio que por su ubicación estratégica como se quiera que conforma junto con Baraya y Colombia el corredor estratégico que une al Tolima con Huila y Caquetá, por cuyo territorio cordillerano se desplazaron en los albores de los años sesentas las “Columnas de Marcha” conformadas por campesinos desplazados del sur del Tolima que fueron a colonizar las selvas del Caquetá, vivió como actor de primera mano el conflicto armado que afectó durante sesenta años al territorio colombiano.

 

Ya se firmó la terminación del conflicto, la misión ahora es cancelar la deuda histórica con los campesinos: paz, democracia y modernidad”, decía Jairo Andrés Rivera. “Los acuerdos deben ser analizados desde el punto de vista humano, lo que implica que hay que desintoxicar nuestros sentimientos, (…) la guerra es la expresión más triste a la que puede llegar la sociedad, pues en ellas se genera dolor, víctimas que nos impiden avanzar hacia la concreción de nuestro proyecto como seres humanos”, completaba en su intervención el comandante de las FARC-EP Federico Montes que tras sus gafas más parecía un primíparo estudiante de filosofía que otrora un aguerrido de las montañas y selvas. Ambos mozalbetes no frisaban los 30 años.

 

Los Presidentes y Conciliadores de Juntas de Acción Comunal de las 57 veredas del municipio, la institucionalidad departamental y la comunidad participante del momento histórico, firmaron y vieron firmar el Acuerdo de Voluntades entre sociedad civil e institucionalidad que en este momento de pos negociación, busca hacer realidad la participación ciudadana, pilar de la profundización de la democracia  y en un emotivo juramento tomado por el Alcalde, juraron avanzar hacia la reconciliación para la  consolidación de la paz.

 

¡SI JURAMOS!, CONSEJEROS DE PAZ DEL MUNICIPIO DE TELLO, HUILA.

 

 

 

 

 

JURAMENTO DE LOS CONSEJEROS MUNICIPALES DE PAZ

Hoy que el país exige de todos sus ciudadanos un compromiso decidido con la construcción de paz para dar cierre a medio siglo de conflicto armado, deber constitucional consagrado en el artículo 22 de la Carta Política Nacional que reza “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento” y actualmente establecido como eje central en el Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC- EP el 24 de noviembre de 2016 en el Teatro Colón de la capital de la república, se debe recodar que la Ley 434 de 1998 creó el Consejo Nacional de paz y facultó a las entidades territoriales para crear los Consejos Municipales de Paz, princip6almente el Artículo 2, donde se expone que “La política de paz del Estado que desarrollarán las autoridades de la República, el Consejo Nacional de Paz y los Consejos Territoriales de Paz se orientarán por los siguientes principios rectores: de integridad, solidaridad, responsabilidad, participación y gradualidad”.

En el caso del municipio de Tello, el Acuerdo No. 11 de 3 de Enero de 2016 emitido por su Concejo Municipal, estructura el Consejo Municipal de Paz, Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, conformado por los diversos sectores de la sociedad civil y de la institucionalidad aquí presente de forma directa, a través de los Consejeros hoy posesionados.

Es deber de este Alcalde como autoridad de gobierno local elegido popularmente, mediante este acto solemne juramentar su compromiso ético y civil de esta manera:

¿Juran asesorar al municipio de Tello (Huila), facilitar y promover la implementación territorial de los Acuerdos de Paz firmados por el Estado Colombiano; impulsar políticas integrales e iniciativas ciudadanas para el logro y mantenimiento del bienestar y la dignidad humana con la coordinación armónica entre las entidades públicas y la sociedad civil, otorgando prioridad a las alternativas políticas de resolución de conflictos sociales, la reconciliación y la convivencia en la perspectiva de asegurar una paz integral, estable y duradera, garantizando el respeto y la defensa de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional Humanitario y la consolidación de las políticas públicas sectoriales con enfoque de derechos y enfoque diferencial?

Siendo así, con la autoridad que me otorga la investidura de Alcalde del municipio, los nombro y posesiono como Consejeros de Paz del Consejo municipal de Paz, Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de Tello (Huila), facultados en el marco del Acuerdo No. 11 del 3 de enero de 2016 y los siguientes que lo reformaren.