Con un campeonato relámpago de microfútbol, el Consejo Municipal de paz del municipio de Colombia, al norte del Huila, propició una jornada llena de espíritu deportivo y demostró que la reconciliación con equidad es posible.

Belén Alarcón, Directora de la Corporación Plataforma Sur, explicó lo fundamentales que resultan estos espacios para la reconciliación.

Cerca de 28 equipos de microfútbol, conformados entre hombres y mujeres, jugaron la copa por la paz y la reconciliación en el municipio de Colombia al norte del Huila. El evento lúdico deportivo fue organizado y desarrollado por el Consejo de Paz Municipal con el acompañamiento de la Corporación Plataforma Sur de Procesos Sociales.

Adelia Guzmán, alcaldesa de Colombia, quien a su vez es la presidenta del Consejo de paz municipal, abrió el evento, recordando la importancia de que este órgano colegiado continúe en su actividad de acompañamiento y asesoramiento a la administración municipal.

La alcaldesa Adelia Guzmán expresó su interés por continuar trabajando por la paz.

En tal sentido, la jornada que se vivió el pasado fin de semana en este municipio tan marcado por el conflicto armado, es la muestra de la pacificación que se ha logrado de este territorio y de la cordialidad y amistosa convivencia que actualmente se vive entre sus habitantes.

Desde las veredas más lejanas llegaron a pesar del estado de las vías, quienes disputaron el torneo relámpago que se jugó en simultánea en tres polideportivos del casco urbano, en donde se entregó una premiación de un millón de pesos ofrecidos por la alcaldía municipal repartidos entre los cuatro mejores equipos.

“El pésimo estado de la carretera que viene desde Neiva y desde las veredas aledañas a este municipio, aísla las posibilidades reales de que el Estado haga presencia y ofrezca condiciones de vida digna a los pobladores que buscan vivir en paz, y este Consejo, es la oportunidad para que se revierta esta situación”, explicó Holman Ibarra Horta, profesional de La Corporación Plataforma Sur de Procesos Sociales.

La vereda San Marcos, recibió la premiación del primer lugar.

Cabe recordar que los Consejos Municipales de Paz, que tienen su origen en la ley 434 de 1998 son la instancia local donde se articulan sociedad civil e institucionalidad, y que tienen como misión social, orientar a la administración municipal lo referente a la acciones que construyen paz en la localidad.

Luego fue modificado mediante decreto presidencial 885 del año 2017 en Consejo Nacional de Paz, Convivencia y Reconciliación y que se materializa en los Consejos departamentales y municipales, creados para asesorar al presidente de la república, gobernadores y alcaldes respectivamente en temas de paz, convivencia y reconciliación.

Cada consejo de Paz está compuesto por la sociedad civil organizada, como por ejemplo, organismos de socorro, asociaciones campesinas, minorías étnicas, agrupaciones de mujeres, padres de familia, autoridades de policía y militares; y la alcaldía con parte de sus funcionarios, y es en las sesiones ordinarias, que se deben desarrollar cada tres meses en donde se propicia el diálogo y se acuerdan actividades como esta.

Equipos conformados por hombres y mujeres, jugaron en armonía.

“Como proponente de la conformación del Consejo de Paz en mi municipio, es satisfactorio ver materializadas actividades como estas, donde se ve que vamos por buen camino, integrando a la administración con las personas que quieren un mejoramiento de este municipio en el que todos buscamos vivir pacíficamente en condiciones dignas”, afirmó Sael Oyola, El delegado para asuntos de paz, de la alcaldía de Colombia Huila.

Para quienes asistieron al evento, quedó clara la intención de la alcaldía municipal, por seguir trabajando en el fortalecimiento del Consejo de Paz municipal, pues así lo expresó la alcaldesa en un emotivo discurso, donde invitó a la población en general a no desfallecer en la búsqueda de la paz que tanto necesita esta zona del país.